English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

8.2.17

Un hombre amenaza con prenderse fuego si desalojan a su familia





Un matrimonio y sus cuatro hijos debían trasladarse ayer al albergue tras la retirada de la subvención de Bienestar Social

Pese a la intervención de Policía, la familia se negó a abandonar la habitación


Brahim Ben Jelloun Dabbab, el padre de la familia que debía abandonar ayer un hotel del centro y trasladarse al albergue municipal, amenazó con prenderse fuego en un balcón “delante de todo el mundo” si sus cuatro hijos, su mujer y él eran obligados a desalojar la habitación. 


Con una botella en la mano, llena de un líquido que parecía ser gasolina, el hombre exigió a los dos agentes de Policía Local desplazados al lugar que no se acercaran o se la arrojaría “por encima”.

A las 12:00 horas, estaba previsto que la familia se marchase del hotel, donde han estado acomodados durante dos años y cuatro meses, al ser incapaces de afrontar el gasto de un alquiler. No obstante, ni la intervención de los efectivos del citado Cuerpo en primer lugar, ni la de sus homólogos de Nacional una hora después consiguieron convencer al matrimonio, quien insistió en que el albergue no es un lugar apropiado para sus hijos.


 “Si salimos de aquí, es para ir a una casa. Si es para el albergue, es un no rotundo”, comentó Yonaida Abdesselam, esposa de Brahim. La mujer incluso añadió que está dispuesta a irse “a dormir todos los días a la Plaza de España” para que las autoridades “les vean por la ventana”. En este sentido, Yonaida centró sus críticas en la Ciudad Autónoma. “Nos mandan de Guatemala a Guatepeor”, afirmó, al tiempo que denunciaba que se les había retirado el servicio de comedor con el objetivo de forzarles a salir, una cuestión desmentida posteriormente por el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura.

Por el momento, la familia continúa en el hotel, aunque sin que el Gobierno local asuma los gastos de la estancia, por lo que la pelota se encuentra en el tejado de la dirección del alojamiento, quien deberá decidir si emprende o no acciones legales para que la familia abandone definitivamente el edificio.

Ventura: “Es falso que haya habido medidas de presión, no somos la Camorra”

El consejero explicó que la familia debe adaptarse al servicio de comidas del albergue municipal


“Es falso que se hayan ejercido medidas de presión contra la familia. No somos la Camorra u otro grupo mafioso”. Así se pronunció ayer el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, quien explicó que la Ciudad Autónoma no ha retirado el servicio de comidas a los afectados por el fallido desalojo de ayer, sino que al tramitarse el traslado al albergue, es allí donde les correspondería comer y no en el centro San Francisco de Asís, como venían haciendo en los últimos meses.

De igual modo, Ventura confirmó que Bienestar Social no asumirá en adelante los gastos derivados de la estancia de la familia en el hotel, por lo que aclaró que es la dirección del mismo la que debe poner en marcha un “movimiento judicial”, si lo considera oportuno.

Crítico con la “actitud”

En su conversación con El Faro, el consejero se mostró crítico con la “actitud” y las formas de protesta llevadas a cabo por Brahim Ben Jelloun Dabbab y Yonaida Abdesselam. “No es cuestión de ‘cuanto más grito, más derechos tengo’, para eso está la legislación vigente”, declaró Ventura, quien agregó que otras familias “han puesto más empeño” en el proceso de búsqueda de  nueva casa. “Ellos quieren una vivienda de Emvismesa”, sentenció.

El matrimonio tenía que abandonar hoy el hotel y marcharse al albergue junto a sus hijos

Esta mañana, un hombre con una botella de gasolina ha amenazado con prenderse fuego en el balcón de un hotel del centro si se desalojaba del mismo a su familia. El matrimonio y sus cuatro hijos tenían de plazo hasta hoy para abandonar el edificio y marcharse al albergue como había dispuesto la Consejería de Bienestar Social, si bien la familia se ha negado porque no consideran que sea un lugar apropiado para los niños.

El responsable de dicha área, Daniel Ventura, ha confirmado a El Faro que la subvención por permanecer en el hotel ha sido retirada porque la familia debía comenzar hoy mismo su estancia en el albergue, por lo que en caso de continuar en el alojamiento, será la dirección del mismo quien deba decidir si emprende o no acciones legales por posibles impagos de la factura. Policía Local primero y Nacional después han acudido al lugar a lo largo de la mañana para hablar con la familia, quien, por el momento, continúa en la habitación.

La familia de Yonaida fue ‘okupa’, vivió en un garaje y, tras 2 años en un hotel, les obligan a ir a dicha entidad de acogida

La familia de Yonaida Abdesselam pasó de estar de ‘okupa’ en una casa de Emvismesa en Las Palmeras a vivir durante cuatro meses en una plaza de garaje de un vecino. Tras ese tiempo, Bienestar Social envió a esta mujer embarazada, a sus tres hijos y a su marido a un hotel de la ciudad. Allí han vivido durante dos años y cuatro meses. En este lugar nació su hijo pequeño y ahora tienen que irse. Afirmó ayer a El Faro que la Consejería les ha avisado de que deben marcharse al albergue. Pero no quieren. “No es un sitio para criar a mis cuatro hijos, necesito una casa”, aseguró.

El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, destacó a este periódico que se dio aviso a esta y otra familia hace tiempo, así como las explicaciones de por qué se tenían que ir al albergue. Señaló que ahora hay espacio en esta institución y deben ir allí.

A primera hora deberían recoger sus enseres y dirigirse al albergue. Sin embargo, la familia de Yonaida se niega en rotundo. Aseguró que la va a tener que echar la Policía porque no va a marcharse a esa institución.

Resaltó que su hermano vive allí y le cuenta historias sobre las dificultades que hay en la convivencia con otras personas acogidas. Por ello, no cree que sea un buen lugar para sus pequeños. Tiene un niño de 2 años y cuatro meses, otros de 7, 11 y 12. El menor nació cuando ya vivían en el hotel. Nunca ha estado en un hogar de verdad.

Esta mujer aseveró que muchas familias fueron alojadas en este hotel tras el terremoto del pasado año. Con el paso de los meses, han conseguido una vivienda donde residir. No comprende por qué personas que llevaban menos tiempo que ellos en estas circunstancias han conseguido, mediante la ayuda de Bienestar Social, una vivienda antes que ellos.

Yonaida subrayó que su marido conoce el caso de varias familias a las que se les ha dado una casa y no entiende por qué la suya no está entre ellas.

Su situación económica les impide afrontar un alquiler. Su marido es vendedor ambulante en el Rastro. Está dado de alta como autónomo y paga todos sus impuestos. Sin embargo, las ventas no siempre van bien y hay meses que gana lo justo para abonar los impuestos y la mercancía.

Yonaida no encuentra trabajo y el dinero que gana su marido se invierte en la atención los pequeños, es decir, en la compra de pañales, ropa y alimentos. Bienestar Social les tiene asignada la ayuda del comedor social.

Aunque subrayó que se tiene que “buscar la vida” para conseguir la cena y los alimentos del fin de semana porque en esta entidad sólo les dan para comer al mediodía de lunes a viernes.

Esta mujer reconoció que no es vida estar en un hotel. Comen sentados en la cama y están entre dos habitaciones sin tener espacio suficiente para sus hijos. Sin embargo, aseveró que van a pasar de “Guatemala a Guatepeor” si les llevan al albergue.


El FARO


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario