English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

25.2.17

Colau quiere abonarse a la aritmética variable

Colau quiere abonarse a la aritmética variable


La alcaldesa busca el apoyo puntual del resto de grupos municipales en el debate sobre el estado de la ciudad para sacar adelante sus políticas

La alcaldesa Ada Colau quiere abonarse a la aritmética variable, buscar el apoyo puntual del resto de grupos municipales para sacar adelante sus políticas. De este modo se acaba de poner de manifiesto en el último pleno extraordinario celebrado en el Ayuntamiento de Barcelona para debatir sobre el estado de la ciudad.

En su intervención la alcaldesa Colau destacó las profundas desigualdades sociales que padecen los barceloneses, la situación de emergencia habitacional que sufren los ciudadanos, la fuerte gentrificación a la que Barcelona se está viendo abocada… y tendió la mano a todos los partidos políticos para atajar estos males, trabajando en el propio Consistorio de la capital catalana pero también en el resto de instituciones, sobre todo en las del Estado y la Generalitat.

Colau destaca las profundas desigualdades sociales en Barcelona y tiende la mano a todos los partidos políticos para atajar estos males

En el anterior pleno pudo aprobar su plan de vivienda con el voto favorable de las formaciones conservadoras, y el plan de alojamientos turísticos con las de izquierda. Pero en el pleno extraordinario sobre el estado de la ciudad no se vota nada, sólo se debate, y la alcaldesa únicamente encontró la complicidad de sus socios de gobierno del PSC.

La verdad es que el segundo teniente de alcalde Jaume Collboni hizo una defensa de la labor municipal mucho más encendida que la de la propia alcaldesa. El resto de portavoces prefirió subrayar las contradicciones del gobierno municipal.

Joaquim Forn, en nombre de Demòcrata –esta es la nueva denominación de CiU en Barcelona- explicó cómo la moratoria hotelera hizo que el edificio del Deutsche Bank vaya a convertirse en un inmueble de viviendas de lujo, en lugar de en un hotel que iba a crear puestos de trabajo. “Ustedes pararon un proyecto empresarial para, dijeron, construir vivienda social, y ahora se harán viviendas de entre seis y ocho millones de euros”.

Carina Mejías, de Ciutadans, acusó a los concejales de BComú de actuar según determinismos ideológicos, unos determinismos que, añadió, sólo están sirviendo para poner obstáculos a los emprendedores y frenar la actividad económica. El republicano Alfred Bosch recriminó a Colau que su gobierno se parece al Doctor Jekill y Mister Hide, que insisten en decir que todo va muy mal pero que ellos lo hacen todo muy bien, y que en realidad no estaban afrontando los verdaderos problemas de Barcelona.

El popular Alberto Fernández quiso atacar a Colau por la izquierda y le dijo que no hace lo suficiente por los refugiados, que sus políticas de participación ciudadana son insuficientes, que su plan de vivienda pública supone en realidad una inversión muy inferior a la prevista por el anterior plan… Finalmente, María José Lecha, de la CUP, acusó a BComú de haberse dejado domesticar y de perder toda su esencia contestataria.

Collboni hace una defensa de la labor municipal mucho más encendida que la de la propia alcaldesa y el resto de portavoces subraya las contradicciones del gobierno






No hay comentarios:

Publicar un comentario