English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

10.2.18

El menor de 14 años que mató a su hermano de 19: «Me he hartado y le he pegado un navajazo»

Una mala relación acaba en fraticidio confesado tras una discusión en Alicante



Un adolescente de solo 14 años de edad acabó ayer con la vida de su hermano de 19 años tras asestarle una puñalada con un cuchillo grande de cocina a la altura del corazón en el transcurso de una fuerte discusión en casa, en la ciudad de Alicante.
El presunto agresor confesó haber clavado el cuchillo a su hermano porque le «molestaba» continuamente y que estaba «harto», cuando fue localizado por los agentes instantes después de la agresión, ya en la calle.
De hecho, la madre se encontraba en el momento del fratricidio en el hogar familiar, situado en la calle Antares, del populoso barrio de La Florida, donde el suceso produjo en las últimas horas una honda conmoción, ya que los vecinos no apreciaban ningún indicio de estas tensiones.
Una vecina había alertado hacia la una de la tarde al 091 de la disputa al oír a los dos hermanos y, en el momento en que llegó la primera patrulla de efectivos policiales, la madre trataba de reanimar a su hijo mayor y le ayudaron sin éxito porque ya estaba muerto. Tampoco pudieron hacer nada por él los sanitarios del SAMU que acudieron con una ambulancia.
El agresor confeso había salido corriendo del portal del inmueble, donde también residen los abuelos y el tercer hermano, el más pequeño, que precisó junto a su abuela atención médica por una crisis de ansiedad.

Aficionado al fútbol

La muerte de Arkaitz A. M. suscitó ayer numerosos comentarios de duelo de amigos y compañeros suyos en las redes sociales, donde el joven –conocido como «Arka»– mostraba una gran afición al fútbol, como jugador y también como seguidor del Real Madrid.
Además del balón, también le gustaba practicar bicicleta y el contacto con la naturaleza, en la montaña, tanto en Alicante como en el País Vasco, donde nació, concretamente, en Bilbao. En sus redes había colgado fotos haciendo escalada y en algunos viajes por la geografía española, por ejemplo, disfrutando del Domingo de Ramos en Hellín (Albacete). Asimismo, también gozaba del aprecio de otros estudiantes que habían compartido aula con él en el Colegio Médico Pedro Herrero, donde se había graduado en la promoción de 2015/2016.
«Gracias por todas las risas en clase, por ayudarnos siempre que podías y por siempre con una sonrisa a pesar de todo lo que has pasado», le dedicó ayer una de sus amigas en internet. «Gran persona y un buen chaval», varios «descansa en paz» o «eras un buen chaval, un buen vecino y un crack jugando al fútbol...» son otros ejemplos de muestras de cariño difundidas desde su entorno.
Esta vitalidad se ha visto truncada por la mala relación personal con su hermano mediano, cuya situación hoy estaba previsto que pasara a depender de la Fiscalía de Menores, donde prestará declaración tras permanecer ayer en custodia policial en la Comisaría al admitir su agresión. Tiene la edad mínima (14 años) para ser considerado imputable en el ámbito penal, según la Ley del Menor, dentro de la investigación que lleva la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario