English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

10.9.17

Irán exige medidas ante violencia contra rohingyas de Myanmar

El canciller iraní expresó la profunda preocupación e indignación del país persa por la “inhumana represión” contra la perseguida etnia rohingya en Myanmar.

El canciller iraní expresó la profunda preocupación e indignación del país persa por la “inhumana represión” contra la perseguida etnia rohingya en Myanmar. | Foto: HispanTV

La continua violencia que se ha perpetrado en contra de la minoría musulmana de Myanmar provocó el desplazamiento forzoso de al menos 87.000 rohingyas a Bangladés.

El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, instó este lunes a los Estados islámicos a tomar "medidas prácticas" ante la continua violencia y la catástrofe humanitaria que vive la minoría rohingya de Myanmar.

Zarif conversó con los mandatarios de Turquía, Malasia e Indonesia y expresó la profunda preocupación e indignación del país persa por la grave situación de los musulmanes rohingyas.

Asimismo, anunció la plena disposición de Teherán para proporcionar cualquier tipo de ayuda que logre resolver la crisis que enfrentan los musulmanes en Myanmar.

El máximo diplomático iraní condenó al silencio de la comunidad internacional ante la injusta e “inhumana represión” contra la perseguida etnia rohingya en el convulsionado estado de Rajine, en el oeste de Myanmar, y pidió una acción "crucial" para prevenir una mayor limpieza étnica.




El ejército myanmarense emprendió una "operación de limpieza" para expulsar a la minoría étnica después de que el 25 de agosto, el Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA), atacara puestos policiales y militares, en lo que describieron como un intento de proteger a su pueblo de la persecución de las fuerzas de seguridad.

Ante esto, las autoridades de Myanmar aplicaron una fuerte política de represión militar contra esta población musulmana, que dejó al menos 400 muertos.

Conforme a un balance de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dado a conocer este lunes, al menos 87.000 musulmanes rohingyas huyeron a Bangladés desde que las fuerzas de seguridad de Myanmar aumentaran la represión contra los rohingyas.

Según testimonios de los sobrevivientes, los militares de Myanmar comenzaron a incendiar aldeas enteras con helicópteros y bombas de gasolina. Las fuerzas de seguridad acordonaron las aldeas rohingya mientras caía el fuego y luego disparaban y apuñalaban a civiles.



Myanmar, dominado por budistas, tiene a sus espaldas un largo historial de discriminación y persecución contra los musulmanes.

El Gobierno niega la plena ciudadanía a los seguidores del Islam, a los que considera inmigrantes indocumentados bangladesíes, por lo que les impone múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos, pese a que la comunidad internacional y grupos pro derechos humanos rechazan tales argumentos, aseverando que esa minoría musulmana tiene raíces históricas en el territorio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario