English cv French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

6.2.10

La Gente contra los Contaminantes

Queridos amigos y amigas,

Nuestros dirigentes políticos decepcionaron al mundo entero la semana pasada en Copenhague. Pero hubo un grupo que lo celebró descorchando champagne: el de los lobbistas de las industrias contaminantes, quienes empujaron a nuestros políticos al descalabro de las negociaciones. Los contaminantes tienen ahora un gran motivo de preocupación: nosotros.

Recientemente, un pequeño grupo de jóvenes activistas (patrocinados por las donaciones de miembros de Avaaz) osó enfrentarse al grupo de presión más poderoso de la industria de los combustibles fósiles, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, colaborando con el montaje de una conferencia de prensa en tono de parodia, en la que se anunciaba que la Cámara había finalmente decidido contribuir a la lucha contra el cambio climático.

¿Cuál fue la respuesta de la Cámara? Iniciar una desproporcionada acción judicial contra estos jóvenes activistas demandando enormes sumas de dinero. Los expertos consultados afirman que una reacción como esta es extremadamente poco frecuente. Pareciera estar diseñada para enviar un escalofriante mensaje a nuestro movimiento y silenciar a todos aquellos que quieren alzar sus voces.

Enviémosles un claro mensaje en respuesta. La Cámara ha recaudado 750.000$ de corporaciones norteamericanas para emprender este ataque. Si 20.000 de nosotros donamos una pequeña suma cada uno para apoyar la defensa de estos activistas y frenar a los lobbies, lograremos recaudar más que ellos, ¡mostrándoles que su intento de intimidación ha fracasado! Demostrémos a los lobbies de las industrias contaminantes que no pueden silenciarnos, mostrando de paso a los políticos que el futuro pertenece a la gente, no a los contaminantes:

https://secure.avaaz.org/es/people_vs_polluters

Copenhague naufragó principalmente porque los grandes países contaminantes como los EE.UU. y China querían un acuerdo débil. El Presidente Obama acudió a la cumbre fuertemente limitado por el Congreso de los EE.UU., cautivo de los intereses de los lobbistas. La Cámara de Comercio es la fachada de las más grandes corporaciones de la industria de los combustibles fósiles, incluyendo a industrias del petróleo y del carbón, como Exxon Mobil. Ellos fueron uno de los mayores apoyos del Presidente George W. Bush, y llevan gastados cientos de miles de dólares en bloquear los intentos de cambio propuestos por Obama. La Cámara afirma representar al mundo empresarial norteamericano, pero lo cierto es que corporaciones muy importantes (como Apple, Nike o Microsoft) se han opuesto abiertamente a las posiciones de la Cámara respecto del cambio climático.

Mientras la gente se manifestaba en las calles de Copenhague, los lobbistas se movían en las sombra, logrando que sus voces resonasen con fuerza en los oídos de nuestros dirigentes políticos. Si queremos alcanzar el acuerdo climático que necesitamos, debemos sacar a la luz sus influyentes maniobras, resistir a sus tácticas intimidatorias y enviar una fuerte señal al mundo: el momento ha llegado, finalmente y para siempre, de enfrentarse a los villanos que mantienen como rehén a nuestro planeta.

https://secure.avaaz.org/es/people_vs_polluters

En este camino que hemos emprendido juntos como miembros de la comunidad Avaaz, hemos actuado frente a dictadores en Birmania y en Zimbabue, frente a políticos que incumplen sus promesas en Europa y Norteamérica, y frente a las fuerzas del extremismo en el Medio Oriente. Pero la Cámara es, de alguna manera, el más poderoso y peligroso oponente al que nos hemos enfrentado. Algunos nos han aconsejado que Avaaz permanezca en silencio para proteger a nuestra organización. Pero las oportunidades no llegan sin riesgo. Si el poder de la gente puede derrotar a la corporación de lobbistas más poderosa del mundo, lograremos enviar un mensaje mucho más profundo y potente: que un nuevo mundo, ese que todos nosotros buscamos, ya está en marcha.

Con esperanza,

Ricken, Ben, Iain, Alice, Paula, Luis, Paul, Taren, Sam, Pascal, Benjamin, Graziela, Milena y todo el equipo de Avaaz


No hay comentarios:

Publicar un comentario